21k ESPN 2018

Posted on Actualizado enn

Hay varias razones por las que considero el 21k de ESPN una carrera muy especial para mí. Para empezar, fue el primer medio maratón que corrí en mi vida y el inicio de mis “distancias largas” rumbo a mi primer maratón.

El pasado fin de semana se realizó una nueva edición de éste tradicional medio maratón en la Ciudad de México y no podía perdérmelo.

Así que me inscribí esperando poder hacer una carrera decente. Como ya les he dicho muchas veces, no he podido ser constante en mis entrenamientos pero definitivamente tengo que hacer algo al respecto si es que quiero terminar de una manera decente el Maratón de la Ciudad.

No queda mucho tiempo para esto y más vale comenzar a realizar algunos verdaderos esfuerzos para prepararme. Si bien es cierto que no me preocupa terminar el maratón, tampoco me confío demasiado, pues respeto la distancia y sé que hay un riesgo implícito en correr sin una adecuada preparación.

Con todo esto en mente, y sin haber corrido más de 10kms en los últimos meses (y no de una manera constante), no me quedaba más que “agarrar el toro por los cuernos” y tratar de hacer el recorrido a un paso cómodo.

Inicié a un ritmo de 4:40 minutos por kilómetro, un paso que normalmente no me costaría trabajo, sin embargo no pasaron ni 4 kilómetros cuando mis piernas ya estaban llenas de ácido láctico y me sentía ya entumido. Definitivamente tuve que bajar el paso y tratar de encontrar un ritmo más cómodo. Intenté mantenerme concentrado, pero a cada paso mi mente me decía que tenía que parar. Por alguna extraña razón, ya no quería estar ahí. Me sentía cansado, harto y sin ganas de continuar. Me pasó por la cabeza la idea de abandonar la ruta y seguir hacia casa, pero para mi desgracia (fortuna) me topé con Orlan y con Jess en el kilómetro 6. Orlan fresco como lechuga, Jess…ahí iba.

Pasaron un par de kilómetros y pues se me quitó de la cabeza la idea de claudicar, ahora había otro pensamiento que era el de soportar el dolor que ya hacía un par de kilómetros traía encima.

Por un momento me puse a imaginar cuánto tiempo soportaría tal dolor y qué necesidad había en seguir sufriéndolo, pero cuando eso pasaba, Orlan me gritaba para concentrarme de nuevo y seguir apretando.

Los kilómetros pasaron y pasaron, el dolor no cedía y yo solamente continuaba avanzando, sin protestar, sólo dando un paso a la vez.

Me di cuenta de que ya habíamos llegado al kilómetro 15 cuando mis energías comenzaban a terminarse, pero seguimos adelante. Orlan seguía fresco…de hecho, se veía aburrido jajaja, yo estaba molido pero no me quedaba más que seguir avanzando.

32072645_644580429207119_398569073828429824_o
Foto por @100metrosmx

Vimos a varios amigos que nos animaban, algunos sorprendidos de por qué íbamos tan lento XD, incluso me preguntaron al final que si íbamos haciendo publicidad jajaja Pero bueno, faltaban sólo un par de kilómetros para llegar a la meta cuando comenzamos a apretar, bueno…yo, Orlando continuaba paseando.

Ya cuando por fin llegué a la última recta, justo donde podía ver la meta, aceleré a todo lo que pude, mis piernas me dolían, me costaba respirar y simplemente me deje llevar. La mejor parte de todo fue verlos ahí, mi porra gritándome!!! Pam y el pequeño Bruno emocionado, me inyectaron esa última energía necesaria para terminar. Crucé la meta y estuve a punto de tirarme al piso, pero logré mantenerme de pie.

Captura de pantalla 2018-05-09 a la(s) 19.10.45

Espero reponerme pronto de esto y seguir apretando para poder llegar mejor al maratón. Ya les contaré…

@BlackVera

Regresaremos juntos.

Posted on

Desde hace una rato ya que no he encontrado la forma de poder fluir como quisiera deportivamente hablando, y es que fueron algunos años en que probablemente me metí tanto en éste mundo que me acostumbré a ser competitivo, y bueeeeno, no es que me estuviera subiendo a los podios en las competencias, pero al menos sí me sentía cerca y sobre todo me estuve exigiendo y viendo resultados con el paso del tiempo.

Sin embargo, todos pasamos por situaciones que no podemos controlar y que en ciertos momentos nos hacen re-evaluar nuestras prioridades.

Pero para qué contarles mis pretextos, fácilmente les podría decir que eso de ser papá no es nada sencillo y que las noches de sueño profundo se acabaron hace mucho y por ende, una mala recuperación y falta de descanso se han convertido en una baja de rendimiento altamente considerable. Si les contara que Bruno ya cumplió un año y aún no duerme la noche completa sonaría tal vez muy quejumbroso pero pues así es esto. Lo único que puedo hacer en estos momentos es tratar de estudiar la forma de ir regresando poco a poco.

 

Pero esto es lo más complicado de todo, he tratado de regresar pero me ha costado trabajo de verdad. Nunca me había sentido tan agotado y tan lejos de mis objetivos. A principios de año soñaba con un maratón sub 3 y ahora simplemente me rio de esa idea.

Así que ahora estoy por probar una idea nueva y esa es aprovechar éste medio que en un momento funcionó para motivar a otros, para poder motivarme a mí también. Y entonces voy a pedir de tu apoyo, sí amable lector, necesito de tu ayuda, sé que juntos podemos llegar más lejos así que si nos comprometemos juntos a algo, podremos ayudarnos a exigirnos más cada día.

Voy a abrir un grupo de WA para compartir nuestros objetivos y ayudarnos entre todos a darnos recomendaciones y compartir también nuestros entrenamientos, así que si quieres ser parte de esto, mándame un correo a 27@blackvera.com con tus datos (Nombre, Ciudad, Número telefónico) y con mucho gusto te agregaré.

Por lo pronto, nos vemos en el Medio Maratón ESPN, espero no morir en el intento.

 

@BlackVera

¿Feliz cumpleaños?

Posted on

Así es, fue un 27 de diciembre cuando decidí abrir éste espacio para relatar historias acerca del avance de mis retos deportivos. En aquellos tiempos estaba preparándome para participar en mi primer triatlón y poco a poco llegar a convertirme en Ironman.

El proceso fue bastante rápido desde mi punto de vista, ya que en menos de un año me sentía listo para completar la prueba. Sin embargo, por temas de presupuesto fue hasta después de un año del día en que me convertí en triatleta,  que pude participar en la prueba reina del triatlón, el Ironman.

Después de eso, se vinieron muchos retos diferentes y sobre todo compromisos que me han hecho balancear mi vida en todos sentidos.

Si bien es cierto que han pasado MUCHAS cosas en mi vida sumamente importantes, buenas y malas, aquí estoy de nuevo tratando de expresar de alguna manera mis vivencias esperando que sean de utilidad para alguien.

Así que hoy celebro con usted, amable lector, un año más de palabras en éste espacio.

Felices fiestas…

P.D.: No coman tanto recalentado, es una trampa.

 

@BlackVera